Aníbal Troilo a 40 años de su adiós

Aníbal Carmelo Troilo, alias Pichuco (Buenos Aires, 11 de julio de 1914 – 18 de mayo de 1975), fue para muchos el mayor bandoneonista, compositor, director de orquesta de tango argentino. Una anécdota de sus inicios con un bandoneón, a los 11 años, tuvo lugar cuando su madre Felisa le compró su primer instrumento por 120 pesos a pagar en 10 cuotas. Aníbal había quedado impresionado tras escuchar a un grupo de bandoneonistas en picnics de La Fanfarria, tal es así, que simulaba tocar el instrumento con una almohada, y al recibir su primer bandoneón, prometió abonar él mismo las cuotas con la paga de algún trabajo en changas que pudiera realizar.El vendedor solo cobró 2 cuotas de aquellas 10 pactadas y nunca más volvió. Por ello, se habla de la deuda impaga de Troilo, como parte de su leyenda.

Un día antes de su muerte, en 1975, Troilo realizó su última presentación, y fue en el teatro Odeón. El espectáculo se titulaba “Simplemente Pichuco” y entre los temas escuchados se recuerdan Danzarín, A mis viejos, La última curda, Pa’que bailen los muchachos, y Sur.

Su partida dejó al tango de luto por siempre. Pero queda su música inmortal, como aquella frase de su tema Nocturno a mi barrio donde habla de una impronta que siempre va a perdurar: “Alguien dijo una vez/ que yo me fui de mi barrio/ ¿Cuándo? ¿Pero cuándo?/ Si siempre estoy llegando!”.

Homenaje

El bandoneonista, director de orquesta y compositor Aníbal Troilo será homenajeado por la Academia Nacional del Tango a 40 años de su fallecimiento, en el Salón de los Angelitos Horacio Ferrer, del Museo Mundial del Tango, Avenida de Mayo 833, hoy a las 19.30, con entrada libre y gratuita.
El homenaje al Bandoneón Mayor de Buenos Aires estará a cargo del pianista José Colángelo, el bailarín Juan Carlos Copes, el bandoneonista Raúl Garello, la periodista Irene Amuchástegui y el académico e historiador Oscar del Priore.

Del Priore disertará acerca de su libro ‘Toda mi vida’ y habrá una selección de registros fílmicos sobre el músico a cargo de Gabriel Soria, en tanto Héctor Rebasti entregará al Museo de la Academia un cuadro de Pichuco de la pintora Marta Lucchenio.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *