EL SOY Y EL ESTOY – segunda parte.

Continua aquí la nota de José de Guardia de Ponté (En camino al VI Encuentro Nacional de Folklore – Salta 2015)
Entre los significados de la palabra «ser» encontramos el sentido de esencia, valor, precio, estima, existencia, posesión, dominio; entre los de la palabra «estar»: hallarse en un lugar, esta o aquella situación, condición, modo, ánimo, situación.
Para “ser” el occidental necesita una gran cantidad de cosas asociadas, necesita tener: posesiones, prestigio, fama, dominios, dinero etc. “Si no tengo no seré nadie”. En cambio el “estar” se preocupa por ánimo de situación: acompañado, querido, honrado, respetado, cuestiones que se ganan o pierden por nuestras acciones. Hay una dependencia de los demás, “Si no soy digno de respeto no merezco estar”. Esto por supuesto no significa que el hombre occidental no haya también desarrollado en su cultura estas características pero no es en definitiva la que prevalece.
Veamos un ejemplo cotidiano decir «estoy empleado en tal lugar», no es lo mismo que «soy empleado de…», mientras que soy implica estabilidad, el «estoy» transitoriedad, inestabilidad; lo mismo pasa cuando marcamos hecho de la “vida”. El occidental marca un “ser en la vida” (sea en esta o en la otra) ya que se concibe la idea de la eternidad. El alma occidental es eterna – no muere. El originario en cambio “está” en la vida, concibe el hecho de lo efímero, lo precario lo breve.
Los dos como humanos temen a la muerte pero combaten ese miedo de forma diferente.
El “hombre soy” determina que la muerte es sólo un paso entre un estado a otro, pero sigue “siendo”. El “hombre estoy” en sus diferentes cosmogonías vuelve a la madre – engendradora de vida, en una función cíclica de vida – muerte. No concibe la idea de volver siendo el mismo o por lo menos no se lo cuestiona.
El “hombre soy” rechaza el “estar” porque lo relaciona directamente con la muerte. Dejarse estar es justamente dejarse morir. “Estar” es no hacer nada… la nada es la muerte absoluta, el “no ser”.
El “hombre soy” justamente rechaza la muerte, rechaza la nada, rechaza el “no ser” y se autoconvence que “todo es” y he aquí donde aparece necesaria e imperiosa la concepción del DIOS único y verdadero.
DIOS “es” y nada escapa de su poder. DIOS es eterno, inmutable, inamovible. Si se corriera de lugar dejaría un espacio de “no ser” de “nada” y el “no ser” no es.
José de Guardia de Ponté

Contacto: https://www.facebook.com/jose.deguardiadeponte?fref=ts
Email: josedeguardia@gmail.com



Roque Silva

De abuelos artesanos (tejedoras), su madre y sus hermanos también realizan tareas artesanales. Actualmente esta trabajando en medios de comunicación, y en producción en radio y Te Ve. también pinta, realiza esculturas, fotografías, cerámica, realizando exposiciones en la provincia y el país. _____________________________________________________________________________________________________________________________________ TEL. (0380) 4464246 – Cel. (0380) 15 4 520731 Email: roquesilva@hotmail.com Pagina : www.roqueslva.com.ar LA RIOJA ARGENTINA


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *