DÍA DE LA TRADICIÓN

Se recuerda el natalicio de José Rafael Hernández, autor de dos libros monumentales “El Gaucho Martin Fierro” en 1872, y “La Vuelta del Gaucho Martin Fierro” en 1879, Con el correr de los años, se unificaron los dos libros y hoy es conocido como uno solo “Martín Fierro”.

Hablando de TRADICION :

Desde mi infancia, escuche a mi viejo recitar el Martin Fierro, y no es sino hasta hace muy poco que entendí esta sextina, con ella empiezo esta manera de sentir lo que para mi, representa TRADICION, que es un todo, que comienza y termina en nuestra casa, por lo tanto es un hecho familiar, y cuando muchas casas hacen mas o menos lo mismo en la sociedad por varias generaciones y no pierde actualidad el hecho que se realiza…. Bueno, ahí está, eso es TRADICION

Y el que me quiera enmendar

Mucho tiene que saber;

Tiene mucho que aprender

El que me sepa escuchar;

Tiene mucho que rumiar

El que me quiera entender.

“…Hay, dentro de todos lo que hacemos y vivimos el Folklore, una guía, que esta dentro nuestro, y es similar a pesar de que nuestras tradiciones sean distintas, tan distintas como geografías tiene nuestro País, copio textual un párrafo del libro ENSAYO SOBRE LA EXPRESION POPULAR ARTISTICA EN SANTIAGO escrito por Bernardo Canal Feijóo:

“No seria fácil definir en que consiste éste. El Espíritu de Tradición existe o no existe por sí, según tenga o no en qué afirmarse; no es una cuestión de voluntad normativa; no tiene mucho que ver en fin de cuentas con el espíritu de conservación. Puede haber un gran espíritu de tradición junto a una gran voluntad renovadora; es una fuerza viva, de raíces, que no rehúye compromisos de actualidad, pero sabe imprimir en ellos una estructura de permanencia, engastarlos en un orden de continuidad y duración. El espíritu simplemente conservador rechaza la idea de destruir las cosas del pasado, porque se siente o presiente incapaz de rehacerlas, o construir algo igualmente propio y nuevo; el espíritu de tradición no puede sufrir esos escrúpulos porque lleva en si el principio de la creación autentica, de la reconstrucción vital. El espíritu simplemente conservador defiende una cosa, una posesión que siente en definitiva como eventual y esencialmente precederá; el espíritu de tradición no existe sino como la afirmación de un poder de creación o recreación constante, que viene de lejos ya probada en formas típicas logradas, y se siente capaz de seguir aventurando sus pruebas en el tiempo…”

f300x0-231533_231551_12




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *