HOMENAJE AL GRAN DANIEL TORO

Daniel Toro nació el 3 de enero de 1941 en la ciudad de Salta. Con tan sólo 17 años compuso “Para ir a buscarte” con letra del poeta Ariel Petrocelli. El año 1959 marcó el inicio de su carrera profesional en el folklore al integrar el conjunto Los Viñateros. Luego de pasar por otras agrupaciones folklóricas como Los Tabacaleros y Los Forasteros, llegó a formar parte de los Nombradores hasta 1966, año en que lanzaría su prodigiosa carrera como solista.

En 1967 Daniel Toro se convirtió en una verdadera revelación del Festival de Cosquín ganando el premio Consagración por mejor Folklore del año.

Durante la dictadura militar su nombre pasó a integrar las listas negras, con lo cual sus canciones fueron prohibidas. Para 1979 su voz se vio severamente afectada por un cáncer de garganta que lo mantuvo alejado del canto por muchos años. Sin embargo, su enfermedad no le impidió seguir componiendo ya que en ese período creó las memorables zambas «Nostalgia mía», «Pastorcita perdida», “Zamba de tu presencia», entre otras. En 1985, el nombre de Daniel Toro renacía con el Premio Konex: Cantante Masculino de Folklore y el año 1993 sería testigo de una sorpresa: Daniel Toro volvía a los escenarios.

En su carrera como solista publicó varios álbumes que le retribuyeron un gran éxito popular, innovando con su estilo particular. Muchos artistas folklóricos de las nuevas generaciones fueron influenciados por el: intérpretes como Soledad, Los Nocheros o Luciano Pereyra. El Congreso de la Nación le rindió homenaje a los 40 años de trayectoria con la música folklórica argentina en 1999 y en 2004 se realizó un tributo en el Teatro Astral de Buenos Aires, en el que participaron grandes artistas como Los Fronterizos, Los Nocheros, Zamba Quipildor, Ariel Petrocelli, Abel Pintos, Yamila Cafrune, Chango Nieto.

Daniel Toro es uno de los compositores de folklore más prolíficos con más de 1000 canciones compuestas. “Cuando tenga la tierra” (con Ariel Petrocelli), “El Antigal” (con Lito Nieva y Ariel Petrocelli), ”Zamba para olvidar” (con letra de Julio Fontana), “Mi principito” (con Néstor César Miguens) forman parte fundamental de la cultura latinoamericana.

Discos que pertenecieron al Catálogo de Music Hall recuperado por el Instituto Nacional de la Música

Aquí está Daniel Toro (Compilado)

Buen viaje con un grande del folklore Daniel Toro

Canción herida

Canciones para mi pueblo

Canciones para mi tierra

Canciones para mi tierra (EP)

Colección de Oro (Compilado)

Cuando tenga la tierra

Del álbum de mi abuela / Una flor para Bolivia (Simple)

El nombrador

Este es mi sobrino / El juego del sapo (Simple)

Estirpe

Los más grandes éxitos de Daniel Toro (Compilado)

Navidad quiero campanas / Canción herida (Simple)

Quiero brindar por ti / Un cálido concierto (simple)

Refranero de mi pueblo

Retorno al folklore

Rondas de amor

Serenata otoñal / Quebrachera (Simple)

Sueño de Trovador” o “Cantor y Trovador”

Te enseñaré a vivir / Tu ruego (Simple)

Ternura de mi vida / Adiós poeta (Simple)

Un año de amor

Vamos a andar la noche (Compilado)

El Instituto Nacional de la Música (INAMU) recuperó el histórico catálogo discográfico que perteneció a Sicamericana, sociedad anónima que se desempeñaba comercialmente a través de los nombres Music Hall, Sazam y/o TK. Este catálogo, que cuenta con más de 1.500 discos nacionales, estuvo paralizado dentro de un proceso judicial de quiebra desde 1993. A partir de ese año, y hasta el día de hoy, los discos estaban imposibilitados de ser reeditados, impidiendo también que se generen recursos económicos para sus intérpretes, pese a que ellos fueron quienes realizaron esas grabaciones.

Obras emblemáticas de nuestro folklore, tango, chamamé, música clásica, popular y rock.

Uno de los objetivos del INAMU en la recuperación de tan importante patrimonio de la cultura Argentina, es que los intérpretes principales de estos álbumes puedan administrar la reedición de los mismos, en el formato de comercialización que deseen. Para esto, el Instituto les otorgará una licencia hasta que finalice el plazo que la Ley establece (70 años luego de fijado el fonograma)

Las obras cumbres de ayer fomentarán a las emergentes de hoy

Si bien el INAMU no va a percibir ningún monto de lo que estas reediciones generen comercialmente, el organismo se reserva el derecho a percibir los importes que se liquiden por Comunicación pública en las sociedades de gestión colectiva que representan a los productores fonográficos. Esta recaudación será destinada a la realización del Programa “Mi Primer Disco”, a través del cual se fomentará la primera producción discográfica de distintos solistas o agrupaciones musicales de nuestro país.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *